<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-WGCRHZG" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

SIBO: los 4 síntomas más comunes y cómo reconocerlos

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) es un trastorno que afecta a distintas personas alrededor del mundo. Se caracteriza por un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, que puede provocarte una variedad de síntomas.

 

Es común que estas señales sean ignoradas o confundidas con otras afecciones digestivas como la enfermedad celíaca, el síndrome del intestino irritable o incluso, la intolerancia a la lactosa. Esto suele complicar el diagnóstico del SIBO y retrasar el tratamiento adecuado. Por ello, es esencial que te familiarices con los síntomas más frecuentes. A continuación, te explicamos algunos de ellos para que puedas estar un paso adelante en el cuidado de tu salud.

 

1. Distensión abdominal

La distensión abdominal, también conocida como hinchazón, es esa sensación de tener el abdomen lleno y presionado, según el Sistema de Salud de la Universidad de Miami. Este síntoma, que por lo regular se presenta de forma notoria después de comer, puede ser una clara señal del SIBO.

 

La principal causa de este malestar es la acumulación de gases ocasionados por la actividad bacteriana irregular. En caso de que esta sensación se haya vuelto parte de tu día a día, es momento de prestar atención y visitar a un médico para descartar o confirmar la presencia de la enfermedad.

 

Tal vez te interese leer: Cualidades que debe cumplir un médico para cuidar la salud

 

2. Flatulencia excesiva

La flatulencia excesiva es muy frecuente en el SIBO, resultado de la fermentación de alimentos por la sobrepoblación bacteriana en tu intestino delgado. Ante este indicio, es esencial que te mantengas alerta, ya que podría ser el primer aviso de que algo no está bien en tu sistema digestivo.

 

3. Pérdida de apetito

Cuando las bacterias se multiplican en exceso en el intestino delgado, alteran las señales normales de hambre. Si recientemente has notado que tu deseo de comer ha disminuido de forma notable, podría ser un indicativo de SIBO en lugar de un simple desinterés ocasional. Por ello, te recomendamos estar alerta a estos cambios en tu apetito, ya que pueden ser la señal de que tu sistema digestivo está enfrentando un desequilibrio que necesita ser evaluado por un profesional.

 

También puedes consultar: El intestino: Nuestro segundo cerebro

 

4. Fatiga

Si después de dormir bien y cuidar tu dieta te sigues sintiendo cansado, es momento de prestar atención. Esa sensación constante de agotamiento, no es algo que debas pasar por alto. Es un aviso de tu cuerpo, pidiéndote que investigues un poco más a fondo las posibles causas detrás de esta fatiga.

 

Ahora que ya conoces los síntomas más comunes del SIBO, es momento de tomar las medidas apropiadas para cuidar de tu salud, sobre todo, si identificas algunas de estas señales en tu vida. No dudes en buscar asesoramiento médico especializado para obtener un diagnóstico certero y el tratamiento adecuado que te permita retomar el control de tu bienestar.

 

Para acompañarte en este proceso, te invitamos a conocer Roblemed de Seguros El Roble. Este es un gran aliado que te brinda acceso a una amplia red de profesionales calificados y hospitales de confianza. Estamos comprometidos con tu salud y te proporcionamos el acompañamiento adecuado para prevenir enfermedades como esta. Si deseas más información, solo haz clic en la imagen de abajo y un asesor se pondrá en contacto contigo.

 

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados

Consejos para cuidarte de la sinusitis

La sinusitis es una enfermedad respiratoria propia del invierno que, de no atenderse, puede tener...

Todo lo que necesitas saber para conducir después de una cesárea

La recuperación de una cesárea suele demorar un poco más en comparación con un parto tradicional....

¿Cómo prevenir la hepatitis?

La hepatitis es una enfermedad viral del hígado que altera las funciones de este órgano.