¿Cuál es la mejor forma de administrar a mis beneficiarios?

Adquirir un seguro de vida nos da la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, nuestros seres queridos contarán con un respaldo económico para lograr sus proyectos y planes de vida. Sin embargo, esos proyectos pueden verse comprometidos cuando tomas una decisión poco acertada al designar a los beneficiarios de tu póliza.

¿Quiénes son los beneficiarios?

Es la persona o personas designadas en la póliza que tienen derecho a recibir la prestación derivada del contrato de seguro. Por ejemplo, en los seguros de vida, cuando fallece el asegurado los beneficiarios de la prestación son habitualmente el cónyuge y/o los hijos.

12 preguntas que debes hacerte antes de comprar un seguro de vida

¿Qué derechos tienen los beneficiarios?

Según el Arto. 1004 del código de comercio, a la muerte del  asegurado, el beneficiario registrado en la póliza adquirirá un derecho propio sobre la suma asegurada, que podrá exigir directamente del asegurador, y sobre la cual no tendrán derecho alguno ni los herederos ni los acreedores del asegurado

¿A quién puedo nombrar beneficiario?

  • Cónyuges

  • Ex cónyuges

  • Hijos

  • Padres

  • Banco (como soporte para créditos o hipotecas)

  • Instituciones benéficas (ONG, asociaciones y fundaciones)

  • Empresas

  • Fondo fideicomiso


¿Qué debo tomar en cuenta?

  • Estudia las circunstancias de cada beneficiario. Considera cómo afectarías económicamente su vida en caso de que llegarás a faltar.

  • Especifica bien, el lenguaje que utilices es muy importante en las pólizas de seguros. Evita utilizar palabras genéricas como “descendientes” o “herederos” para designar a los beneficiarios.

  • Asegúrate de que los nombres escritos en la póliza sean completos y correctos; de esta manera evitarás futuros problemas a tus beneficiarios, ya que deberán acreditar su identidad con documentos oficiales.

  • Tienes la libertad de decidir qué porcentaje quieres destinar a cada uno de los beneficiarios. Si omites esto la aseguradora distribuirá en partes iguales la protección que contrataste.

  • Los menores de edad pueden ser beneficiarios, pero es muy importante considerar que quien ejerce la patria potestad o la calidad de tutor de este será quien recibirá la indemnización en representación de ellos.

  • Haz revisiones periódicas de tu póliza para poner en orden la nómina de beneficiarios. Puede que algunos de los que nombraste hayan muerto y quieras que otros ocupen su lugar.

  • Los beneficiarios pueden ser modificados por el asegurado en cualquier momento de la póliza.

En Seguros El Roble queremos ayudarte a que la seguridad de tus seres queridos no sea un problema a pesar de las circunstancias. Nuestro compromiso es protegerte y que tu familia pueda lograr sus metas y proyectos sin importar lo que guarda el futuro. Por esto, ¡un Seguro de Vida es lo que necesitas hoy! Cotiza ya y dale esa seguridad a tu familia.

Artículos relacionados

Es momento de tomar decisiones saludables

¿Voy a esperar a ser diagnosticado con una enfermedad o voy a empezar a tener hábitos saludables...

¿Qué pasa si finaliza el plazo de mi seguro de vida y no sucedió ningún siniestro?

Una de las preocupaciones comunes al momento de considerar un seguro de vida es no saber qué pasa...

¿Qué pasa con mis deudas si sucede un hecho inesperado?

Hablar o pensar en temas relacionados al fallecimiento es difícil, pues requiere de la madurez y la...