¿Cuál es la mejor forma de administrar a mis beneficiarios?

Adquirir un seguro de vida nos da la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, nuestros seres queridos contarán con un respaldo económico para lograr sus proyectos y planes de vida. Sin embargo, esos proyectos pueden verse comprometidos cuando tomas una decisión poco acertada al designar a los beneficiarios de tu póliza.

¿Quiénes son los beneficiarios?

Es la persona o personas designadas en la póliza que tienen derecho a recibir la prestación derivada del contrato de seguro. Por ejemplo, en los seguros de vida, cuando fallece el asegurado los beneficiarios de la prestación son habitualmente el cónyuge y/o los hijos.

12 preguntas que debes hacerte antes de comprar un seguro de vida

¿Qué derechos tienen los beneficiarios?

Según el Arto. 1004 del código de comercio, a la muerte del  asegurado, el beneficiario registrado en la póliza adquirirá un derecho propio sobre la suma asegurada, que podrá exigir directamente del asegurador, y sobre la cual no tendrán derecho alguno ni los herederos ni los acreedores del asegurado

¿A quién puedo nombrar beneficiario?

  • Cónyuges

  • Ex cónyuges

  • Hijos

  • Padres

  • Banco (como soporte para créditos o hipotecas)

  • Instituciones benéficas (ONG, asociaciones y fundaciones)

  • Empresas

  • Fondo fideicomiso


¿Qué debo tomar en cuenta?

  • Estudia las circunstancias de cada beneficiario. Considera cómo afectarías económicamente su vida en caso de que llegarás a faltar.

  • Especifica bien, el lenguaje que utilices es muy importante en las pólizas de seguros. Evita utilizar palabras genéricas como “descendientes” o “herederos” para designar a los beneficiarios.

  • Asegúrate de que los nombres escritos en la póliza sean completos y correctos; de esta manera evitarás futuros problemas a tus beneficiarios, ya que deberán acreditar su identidad con documentos oficiales.

  • Tienes la libertad de decidir qué porcentaje quieres destinar a cada uno de los beneficiarios. Si omites esto la aseguradora distribuirá en partes iguales la protección que contrataste.

  • Los menores de edad pueden ser beneficiarios, pero es muy importante considerar que quien ejerce la patria potestad o la calidad de tutor de este será quien recibirá la indemnización en representación de ellos.

  • Haz revisiones periódicas de tu póliza para poner en orden la nómina de beneficiarios. Puede que algunos de los que nombraste hayan muerto y quieras que otros ocupen su lugar.

  • Los beneficiarios pueden ser modificados por el asegurado en cualquier momento de la póliza.

En Seguros El Roble queremos ayudarte a que la seguridad de tus seres queridos no sea un problema a pesar de las circunstancias. Nuestro compromiso es protegerte y que tu familia pueda lograr sus metas y proyectos sin importar lo que guarda el futuro. Por esto, ¡un Seguro de Vida es lo que necesitas hoy! Cotiza ya y dale esa seguridad a tu familia.

Temas: Seguros de Vida, Plan de Vida 360, Protección familiar, Respaldo económico, Beneficiario

Solicita tu seguro de vida aquí