¿Eres hipocondríaco? Que no cunda el pánico

Lo cierto es que gracias al internet cada vez más personas investigan sobre las enfermedades que creen padecer y, sin darse cuenta pueden llegar a desarrollar la hipocondría. Sin embargo, una cosa es que te cuides y consultes a tu médico cuando hay razones para ello, y otra es vivir obsesionado con la posibilidad de enfermar y pensar que si te duele la cabeza es porque tienes un tumor cerebral o algo por estilo.

¿Qué es la hipocondría?

La hipocondría es el miedo o el convencimiento de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de sensaciones corporales. Un paciente hipocondríaco considera que síntomas normales del cuerpo como cansancio, dolor de cabeza o dolor en el cuerpo, son causas de una enfermedad grave o mortal. Incluso puede ocurrir que no tenga ningún tipo de síntoma.

¿Por qué se llega a ser hipocondríaco?

La interpretación catastrófica de los síntomas corporales es el mecanismo por el que se llega a desarrollar este trastorno. Muchas veces éste llega a afectar a varios miembros de la familia. Ya que durante las reuniones familiares se habla solo de enfermedades, se comenta constantemente si se está bien o mal y se vive con mucha angustia ante cualquier signo de enfermedad en alguno de los hijos. Por esta razón los miembros de la familia aprenden a asociar cualquier síntoma corporal con angustia, miedo y ansiedad.

Síntomas principales

La hipocondría requiere de un diagnóstico médico. Los síntomas incluyen miedo intenso y prolongado a sufrir una enfermedad grave, ansiedad y ataques de pánico, análisis repetido de pensamientos, diversos estados emocionales como frustración, desconfianza, resignación, tristeza, culpa, comportamiento compulsivo, mareos o sensación de hormigueo. Las personas que padecen este trastorno suelen visitar al médico con frecuencia o cambiar de médico.

Tratamiento

Una vez que se ha detectado que un paciente es hipocondríaco y que accede al tratamiento. Se deben definir los objetivos de la terapia para que pierda la angustia y el miedo a la enfermedad. Primero se plantean una serie de prohibiciones y tareas para el paciente como:

  • No debe acudir a distintos médicos ni a las urgencias hospitalarias.

  • Evitar hablar constantemente de salud y de enfermedad.

  • Visitas frecuentes, planeadas y programadas al proveedor de atención médica.

  • Terapia verbal enfocada en la modificación de las respuestas emocionales, pensamientos y comportamientos negativos asociados con este trastorno.

  • Tratamiento psicológico que ayude a reducir el miedo y la ansiedad.

Los paciente que enfrentan su enfermedad con tranquilidad y optimismo tienen más posibilidades de mejorar. En Seguros El Roble nos interesa tu bienestar y el de tu familia, con un seguro médico estarás protegido ante cualquier eventualidad y emergencia y, en todo momento. Contamos con la mejor cobertura en hospitales, médicos, clínicas, laboratorios y demás. Haz clic en la imagen para solicitar tu seguro médico de El Roble para contar con el mejor respaldo. ¡Seguros El Roble, asegura lo que más quieres!

Temas: Seguros médicos

Solicita tu seguro médico aquí