Un seguro de automóvil también protege tus vacaciones

Los accidentes pasan. Sin esperarlos y sin estar preparados. 

Sólo en Guatemala ocurren en promedio más de 2 mil hechos de tránsito al año dejando dos víctimas mortales y dos lesionados al día, según datos del Observatorio Nacional de Seguridad Vial y Tránsito. El periodo más crítico es entre las 7 de la tarde y las 11 de la noche, además es aquí cuando suceden los accidentes más graves y letales.

Y aunque no hay un momento propicio para sufrirlos, si ocurren en tus vacaciones, éstas pueden arruinarse por completo. Nadie puede conjurarlas por completo, pero sabiendo las razones, es posible tomar medidas para reducir al mínimo las posibilidades de una desgracia.

Por eso te compartimos una lista de los factores más constantes que influyen para la mala fortuna. El listado no es de acuerdo a la incidencia, sino que sigue un orden aleatorio.

Operar el estéreo: Mover tu dispositivo de música o radio mientras conduces te distrae. Haz una lista de reproducción o escoge una estación de radio desde antes de arrancar. En caso de que quieras cambiar algo, espera a hacer alto total.

Usar el teléfono celular: El reglamento prohíbe conducir y usar el teléfono celular pero lo seguimos haciendo. Ver el dispositivo equivale a cerrar los ojos o apartar la vista del camino, entonces no te tenemos que decir las probabilidades que tienes de chocar.

Atención a los puntos ciegos: No es que el punto ciego cause accidentes, sino la falta de atención a éste. Muchos accidentes ocurren cuando el conductor cambia de carril sin observar todos los espejos.

Exceso de velocidad: Los límites de velocidad no son un invento de alguien, se establecieron de acuerdo al tipo de camino y zona por la que se transite. Si el letrero dice “Máximo 60 km/h”, ¿qué crees que pasará si aceleras a más de 100 km/h?

Consumo de bebidas alcohólicas: Además del juicio, el alcohol afecta tus reflejos y capacidad de reacción. Está prohibido por la ley, pero aún así sigue siendo una práctica común.

Faltas al reglamento: Acelerar en vez de frenar ante una luz amarilla, dar vueltas en sitios no permitidos, estacionarse sobre la banqueta o jugar arrancones puede tener graves consecuencias. Lo mejor es respetar el reglamento, así como cada señalamiento en el camino.

Clima: El mal tiempo también es factor para una tragedia como en el caso de la lluvia cuando hace resbaloso el terreno. O la neblina que dificulta la visibilidad.

Manejar cansado: Conducir con cansancio es casi como conducir con los ojos cerrados. El cuerpo no decide cuando se duerme y ese parpadeo puede ser fatal.

La cultura de la prevención te ahorrará más que dinero. Considera la contratación de un seguro de automóvil como parte de las previsiones para tus vacaciones perfectas. Tu bolsillo y tu familia te lo agradecerán. 

 

Artículos relacionados

Cómo prevenir y detectar a tiempo cáncer de próstata

El cáncer de próstata mata a más hombres que el cáncer de colon, cerebro y pulmón juntos.

Ese...

Seguro de vida: ¿lujo o necesidad?

Existen muchas creencias relacionadas a contar con un seguro de vida. Uno de los más comunes es que...

¿Primer seguro de auto? 5 aspectos a tomar en cuenta

Contratar un seguro de vehículos es una decisión que no puede tomarse a la ligera porque además de...