<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-WGCRHZG" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

¿Cómo prevenir la hepatitis?

La hepatitis es una enfermedad viral del hígado que altera las funciones de este órgano.

Ocurre cuando el o los virus producen una inflamación del hígado, lo cual desencadena una serie de trastornos en su funcionamiento.

Entre los problemas que se presentan están:

  • Disminuye la producción de bilis y, por lo tanto, la absorción de las grasas

  • No produce las suficientes proteínas, por lo que se empiezan a retener líquidos

  • No puede almacenar glucógeno (la forma en que se guarda la glucosa en el organismo), lo cual hace que baje el nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

  • Se le dificulta procesar y eliminar medicamentos, toxinas y alcohol, con su consecuente afectación a algunos órganos

  • No puede destruir virus y bacterias procedentes de la digestión, facilitando que circulen por el torrente sanguíneo

Vacuna y prevención

Dada la importancia de sus funciones, es esencial protegerlo, tanto con la vacuna contra la hepatitis como con medidas para evitar en lo posible un contagio, entre ellas:

  • Poner especial atención a los hábitos de higiene familiar, sobre todo en familias de muchos miembros, evitando el hacinamiento.

  • Beber agua potable o embotellada si las condiciones del entorno no garantizan su limpieza.

  • Usar solo jeringas desechables y/o esterilizadas.

  • Tener mucha precaución al realizarse piercings o tatuajes. Debe exigirse máxima limpieza e higiene en el instrumental y en el salón donde se realice.

  • Tener relaciones sexuales con protección.

  • Cuidar la alimentación, evitando los azúcares, las grasas y las bebidas alcohólicas.

Contrata un seguro médico 

Es conveniente que consideres la contratación de un seguro de gastos médicos que cubra  la atención en caso padezcas la enfermedad, la cual requiere una larga convalecencia.

Existen dos tipos de vacunas, la indicada contra la hepatitis B y una combinada para las hepatitis A y B, y en ambos casos la periodicidad de aplicación una dosis inicial, otra al mes y la tercera a los seis meses.

Deben vacunarse todas aquellas personas que puedan tener contacto con individuos portadores del virus, los que padecen hemofilia, el personal de estancias infantiles, el personal médico y paramédico, los que trabajan en aguas residuales, los usuarios de drogas por vía parenteral, y las personas con varias parejas sexuales, así como quienes viajen a ciertos países con riesgo de contagio.

Cuida tu salud, y tu hígado, con hábitos saludables y aplicándote las vacunas necesarias. Recuerda que la prevención es la mejor protección. 

CTA Roblemed 2021 Nuevo

Artículos relacionados

Cómo prevenir la deshidratación en Semana Santa

La Cuaresma y Semana Santa guatemaltecas son únicas en su género. Tanto por el patrimonio cultural...

¿Qué consecuencias tiene la adicción a las drogas?

Este mes se conmemora el Día Internacional Contra las Drogas, una fecha en donde la Asamblea...

SIBO: los 4 síntomas más comunes y cómo reconocerlos

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) es un trastorno que afecta a distintas...