Recomendaciones para un hígado sano

El hígado no solamente se encarga de regular las sustancias químicas de la sangre, también secreta bilis, un líquido que ayuda con la digestión y a que las enzimas descompongan las grasas de los alimentos conforme pasan a través del intestino delgado. ¿Lo sabías?

Este órgano suele ser el más afectado en caso de que tengas una mala alimentación y una rutina poco saludable. Por eso, te recomendamos adoptar los siguientes hábitos para cuidarlo, ¡toma nota!

Mantén una alimentación balanceada

Es muy importante que evites consumir con regularidad alimentos y bebidas altas en calorías, grasas saturadas y azúcares como las frituras, el pan blanco o la comida rápida, por ejemplo. Esto se debe a que con el paso del tiempo puedes padecer de hígado graso, lo que ocasiona graves problemas para la digestión y el sobrepeso.

Te recomendamos mantener una dieta balanceada con alimentos variados para que tu cuerpo obtenga todos los nutrientes y las fibras necesarias. Visita a tu nutricionista para que te indique la cantidad de porciones correctas según tu estilo de vida, estatura, peso y edad.

Controla el consumo de bebidas alcohólicas

¿Sabes lo que sucede con tu organismo cuando ingieres bebidas alcohólicas con frecuencia? Las células del hígado se dañan debido a que el proceso de descomposición es irregular y genera sustancias perjudiciales. Esto suele provocar inflamación, disminución de las defensas, hígado graso, hepatitis alcohólica e incluso cirrosis.

Por esta razón, siempre que puedas evita el consumo en exceso de bebidas alcohólicas y cuida tu hígado.

Toma suficiente agua

Este es un hábito que no debes pasar por alto porque consumir la cantidad correcta de agua te brindará distintos beneficios para tu organismo y uno de ellos es la limpieza del hígado, por ejemplo. La medida puede ser diferente en cada persona según varios factores, pero la Organización Mundial de la Salud recomienda ingerir entre 1.5 a 2 litros al día.

¡Ten cuidado con las medicinas!

Presta mucha atención porque según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los medicamentos producen daño hepático.  Es decir, una lesión al hígado que ocurre cuando ingieres ciertos medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios o los que se utilizan para disminuir la fiebre.

Nuestra recomendación es que consultes con tu médico si es posible optar por alguna alternativa menos dañina.

También podría interesarte leer: Hepatitis B, el enemigo mortal para tu hígado

Sigue estos consejos para mantener un hígado más sano y evitar enfermedades que pongan en riesgo tu salud como hepatitis, cirrosis, ictericia o incluso cáncer. La mayoría de estas afecciones son silenciosas y progresivas, por eso es importante que cuentes con un seguro médico que cuide de tu salud mediante los chequeos correspondientes.

Comienza a cuidar tu salud desde hoy de la mano de los médicos de Roblemed. Si aún no cuentas con él, solo haz clic en la imagen de abajo y un ejecutivo se pondrá en contacto contigo.

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados

Consejos a tomar en cuenta antes de iniciar una familia

Si ya tomaste la decisión de iniciar una familia es importante conocer tu salud antes de dar...

¿Qué debes de considerar al contratar un agente de seguros médicos?

Los seguros médicos son quizás los productos más especializados que ofrecen las compañías, por eso...

¿Conoces los beneficios de contar con un seguro de gastos médicos durante tu embarazo?

Es innegable que tener un seguro de gastos médicos durante el embarazo es algo realmente práctico,...