¿Qué hacer antes de una cirugía si cuentas con un seguro médico?

Si la recuperación de tu salud demanda una cirugía hay varias cosas por hacer antes de poner un pie en el quirófano.

Esto en el caso de que se pueda planear y la operación quede en una agenda. Incluso si sólo tienes unas horas, hay varias cosas que puedes resolver para evitar problemas a futuro.

Además de obtener la información de un experto, puedes apoyarte en otras personas que hayan sido intervenidas por la misma razón. Ellos pueden contarte una experiencia distinta a la que te brinda el médico y aminorar tus temores.

Pero la parte financiera es algo que tienes que prevenir. Es probable que la cobertura de un seguro médico resuelva parcial o totalmente pero para ello deberás estar preparado y resolver varias situaciones.

Revisa el deducible

El deducible es la cantidad de dinero que deberás desembolsar y generalmente se trata de un monto estipulado a cancelar cada año. Sin embargo esto dependerá del plan que tengas contratado.

En caso de padecimientos crónicos o de un desembolso muy fuerte la compañía reembolsará hasta el máximo contratado con los respectivos descuentos por coaseguro, copago o deducible.

Decide

Decide optar por un médico de la red, cuyos aranceles han sido negociados con la compañía para ser parte de su red o bien realizarte el procedimiento con tu médico tratante en el entendido que deberás pagar la totalidad de la cuenta para luego solicitar un reembolso convencional.  .

Proveedores

Siempre te resultará mas económico optar por los médicos, centros de diagnóstico y hospitales de la red de la compañía aseguradora.

Confirma la cobertura

Revisa minuciosamente hasta dónde estás cubierto en el procedimiento y si es posible ampliar la cobertura aunque esto represente una mayor prima. Valora hasta dónde vale la pena extender o estirar tu plan.

Prepárate para los gastos extra

Asesórate con tu médico o el hospital sobre los gastos extras que pudieran no estar cubiertos.

Por ejemplo, pudiera ser que requieras servicio de ambulancia, visitas de control o terapias de rehabilitación y éstas no estén incluidas. De ahí la importancia de un seguro médico.

Y por último no pagues de inmediato las cuentas que te lleguen. Las compañías aseguradoras se toman su tiempo para tabular, revisar y disputar las facturas al propio hospital, así que espera a que tu cuenta este en caja para revisarla porque en ese momento ya habrá sido autorizada por la aseguradora.

Temas: Seguros médicos