¿Seguro de vida y sin beneficiarios?

No hay duda que un seguro de vida es mucho más efectivo si se tienen beneficiarios a los que se les designe la prestación económica del seguro si se produce el fallecimiento del titular. Sin embargo, hay muchos casos en los que el seguro de vida no tiene beneficiarios. Si este es el caso y si por alguna razón decides no designar a nadie o no sabes a quién poner, ¿qué pasará con la suma asegurada de dinero?, ¿quién la recibe entonces? Si tienes dudas sobre esto, ¡no dudes en seguir leyendo! Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

A la hora de contratar un seguro de vida, la opción más lógica es designar a un beneficiario. La mayoría de personas lo hacen de forma expresa e identifican a la persona que quieren que reciba los beneficios con nombre y apellido. Otros, lo hacen más bien de forma genérica, es decir, estableciendo únicamente el grado de relación: hijos, cónyuge, padres, primos, etc. Sea cual sea la manera, lo normal es, efectivamente, designar a una persona como beneficiario del monto que ahorraste por tantos años.

12 preguntas que debes hacerte antes de comprar un seguro de vida

Incluso, si acaso tuvieras algún problema, es bueno saber que estos beneficiarios pueden ser cambiados en cualquier momento. Así que, si por cualquier motivo, decides que quieres cambiar a la persona que reciba tu herencia, lo puedes hacer sin problema. Pero la cuestión es, ¿qué pasaría si por alguna razón olvidaste designar a alguien o, simplemente, ya no quieres establecer beneficiarios en tu seguro? Entonces, lo que pasaría es que los derechos económicos los recibirían los herederos legales.

Te podría interesar: ¿Por qué necesito contratar un seguro de vida?

Los herederos legales no siempre son los hijos. Primero es importante saber si la persona que optó por el seguro hizo algún tipo de testamento en el cual declaró quién es la persona que quedaría con la herencia de todos sus bienes. Si sí existe un documento como tal se debe respetar y la cantidad asegurada se le entregará a dicha persona. Ahora bien, si tampoco hay un testamento, se debe acudir a una notaría o al juzgado para establecer la relación de parentesco con la persona fallecida (hijos legales) y así poder obtener una declaración de herederos e ir a la aseguradora con los documentos necesarios para poder obtener el beneficio económico.

Como ves, la obtención de las prestaciones económicas del seguro de vida, sin haber establecido beneficiarios, puede ser un proceso largo y tedioso, pero no imposible. Por esto, se recomienda siempre dejar los nombres, apellidos y parentesco de las personas a quienes se quisiera dejar como beneficiarios, para así evitarles problemas y garantizarles la protección económica cuanto antes.

Empieza desde hoy a buscar más información y ten asegurado el futuro de tus seres queridos. En Seguros El Roble queremos ayudarte a que la seguridad de tus seres queridos no sea un problema a pesar de las circunstancias. Nuestro compromiso es protegerte y que tu familia pueda lograr sus metas y proyectos sin importar lo que guarda el futuro. Por esto, ¡un Seguro de Vida es lo que necesitas hoy! Cotiza ya y dale esa seguridad a tu familia.

Temas: Seguros de Vida, Plan de Vida 360

Solicita tu seguro de vida aquí