LA_IMPORTANCIA_DE_LA_AMISTAD_EN_TUS_HIJOS.jpg

Cómo lograr un desarrollo sano basado en la amistad y los niños

Escrito por El Roble | 20/07/16 6:30

Las amistades más fuertes y puras se desarrollan generalmente en las primeras etapas de la vida.

La amistad y los niños es un tema que han analizado sociólogos históricamente.

En un estudio realizado por la Universidad de Cambridge acerca de los mejores amigos de la infancia se detectó que al pensar en ellos, las personas analizadas liberaron endorfinas.

Cuando el cerebro activa un buen recuerdo “abre” las neuronas de la creatividad y multiplica su capacidad para socializar y resolver problemas.

La amistad es básica para el desarrollo emocional de las personas. Interactuando con amigos se potencian las habilidades sociales tales como comunicarse y sensibilizarse ante las necesidades de los demás.

Un niño que no tiene amigos tendrá serias dificultades para encajar en otros entornos.

En la etapa de la infancia los niños aprenden a aprender. A través de relaciones sanas van solidificando su inteligencia emocional y aprendiendo sobre tolerancia y negociación.

Yo veo a los amigos de mi hijo y en ellos él se refleja. Son cuatro chicos del mismo barrio de edades entre 8 y 10 años que comparten tiempo, sentimientos y sueños. Ese grupo me ha dado más lecciones sobre sociedad que todos los diplomados que he tomado sobre sociología.

Los padres debemos tomar en cuenta esto para su educación.

Desde los 5 o 6 años los infantes experimentan la identificación y esto es primordial para la convivencia.

El citado estudio probó que quienes tienen un amigo de la infancia y lo mantuvieron más allá de esta etapa tuvieron mejores calificaciones en habilidades como compartir, socializar, cooperar y resolver conflictos.

El análisis del manejo del estrés y la ira también tiene caminos hacia la amistad en la infancia

Una investigación de la revista “Psychology Today” entre 215 personas que acudieron a recibir tratamiento para controlar su ira señalaron que el 80 por ciento de ellos no habían logrado establecer lazos amistosos fuertes en la infancia.

Además de tener dificultades para compartir, un 60 por ciento manifestaron inseguridad en sí mismos y problemas de comunicación verbal.

¿Y por qué los pequeños deben tener amigos?

Esta pregunta tiene varias opciones más allá de que necesitan alguien para pasar el tiempo.

Los modelos de posicionamiento social, poder y conducta son aprendidos de manera temprana y después es muy complicado reaprenderlos.

Así que la próxima vez que pienses castigar a tus hijos no permitiéndoles ver a sus amigos piensa en las repercusiones y daño que esto puede causarles para su desarrollo emocional.

Temas: Salud

Recomendaciones para cuidar la salud de tus hijos

Suscríbete al blog para recibir información semanalmente acerca de cómo cuidar tu bienestar y el de tu familia